“NO PROMOVEMOS LA MIGRACIÓN, PROMOVEMOS DERECHOS”

Participante en el Foro “Migración y Desarrollo”

Los días 21 y 22 de agosto (7 I’x y 8 Tz’kin en el Calendario Maya), en la ciudad de Guatemala, Acción Contra el Hambre junto a Médicos del Mundo, facilitaron el Foro “Migración y Desarrollo”, en el que participaron personas provenientes de diferentes países, incluyendo España, Francia, Canadá, Colombia, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala.

Un enfoque prevaleciente en las intervenciones es que el desarrollo no se limita a condiciones económicas, sino que representa calidad de vida y cómo, en la medida en que esto no se garantiza, las personas se ven obligadas a migrar de manera forzada.

Junto a otros panelistas, también intervinieron:  Rosario Martínez, de FLACSO Guatemala, quien habló sobre la investigación que han hecho acerca de remesas colectivas y cómo ha sido o pueden ser un factor de desarrollo; Aracely Martínez, de la Universidad del Valle de Guatemala, quien compartió su estudio sobre la organización de migrantes guatemaltecos en Estados Unidos; Max Conde, de Médicos del Mundo en Guatemala, quien habló de alianzas para atender el desplazamiento interno y la migración internacional irregular; Silvia Raquec, Coordinadora del Eje de Migración de Pop No’j, quien expuso el trabajo de acompañamiento integral a niñas, niños y adolescentes migrantes, principalmente indígenas, que son retornados desde Estados Unidos y México; y Gustavo Juárez, de la Asociación de Retornados Guatemaltecos – ARG – que explicó el apoyo que dan a los deportados cuando llegan a Guatemala.

También estuvieron presentes representantes de la MENAMIG, Red Franciscana para Migrantes, OXFAM en Guatemala, así como un representante de la Corporación Municipal de Cuilco, Huehuetenango.

Las intervenciones buscaron rescatar los aspectos positivos y negativos en el fenómeno migratorio, así como lecciones aprendidas trabajando con la población migrante.  Se habló, por ejemplo, cómo las remesas han contribuido a mejorar la seguridad alimentaria de las familias, aunque hace falta mejor educación sobre el consumo de alimentos y el uso de las remesas.  Sin embargo, con la deportación, esa ventaja se pierde. Es decir que la migración es un paliativo en el corto plazo, pero no resuelve los problemas estructurales.

En distintas intervenciones, se puso de relevancia la importancia de la atención psicosocial de las personas involucradas en la migración, no sólo de quienes se desplazan, sino también de quienes permanecen.

Se insistió en que es responsabilidad de los Estados garantizar los derechos humanos de todas las personas pero que, ante las carencias, ha sido necesario que organizaciones de sociedad civil llenen vacíos. El reto, sin embargo, es contribuir a que los estados, a sus diferentes niveles, asuman su responsabilidad como titulares de obligaciones y, por lo tanto, las organizaciones sociales deben aportar al fortalecimiento de las instituciones estatales en la atención a las y los migrantes y quienes son deportados.

También se comentó cómo los desastres políticos – corrupción, gobiernos autoritarios y represivos, etc. –, así como las industrias extractivas y megaproyectos, el cambio climático y otros factores están incidiendo directamente en el incremento de la migración irregular.

En cuanto al incremento de controles, represión y otras medidas administrativas que buscan impedir la migración irregular, se habló de todos los muros invisibles que se están estableciendo en los diferentes países.  Particularmente se habló sobre lo inadmisible que es el Acuerdo de Guatemala como Tercer País Seguro, no sólo por los procedimientos, sino porque si Guatemala no puede asegurar condiciones de vida digna para sus ciudadanos, mucho menos lo puede hacer para personas que requieren de protección internacional.  Asimismo, se reafirmó que, con frecuencia, más que hablar de xenofobia, hay que hablar de la aporofobia (miedo a los pobres).

Se reafirmó la necesidad de trabajar de manera complementaria, coordinada y en una misma dirección desde organizaciones de sociedad civil, estado e iniciativa privada para atender la movilidad humana con una perspectiva de derechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: